sábado, 28 de julio de 2018

MAGIA

Último día en la escuela de magia. Hoy nos espera un día largo cargado de emociones y millones de sentimientos. Cuando nos encontramos con nuestro profesores nos damos cuenta que hablan en una lengua rara, no se comunican como siempre... Han sido encantados y solo hablan Parsel, la lengua de las serpientes.
En nuestro rato de oración agradecemos todo lo aprendido en este curso, tanto en Hogwarts como en nuestros coles de origen. Pedimos que todo el aprendizaje como magos lo podamos llevar a nuestras vidas y nos ayuden a ser mejores personas.
Más tarde aparecen Dumbledore y Lily hablando. La alumna le explica al director la cantidad de acontiecimientos que han ocurrido en la escuela mientras él se encontraba fuera. Muy disgustado, Dumbledore pide perdón y para empezar a arreglar las cosas nos cuenta que en Guadarrama podremos encontrar la solución para quitar el encantamiento a los profesores. 





























Tras terminar nuestra última comida en el gran salón. Dumbledore nos convoca a todos para explicarnos qué es lo que hemos encontrado en el pueblo. Hemos conseguido unos trozos de papel que, al abrirlos, nos damos cuenta que es el estandarte que falta pero está hecho añicos. Nos envía a buscar algún encantamiento o material para arreglarlo. Este es el último cometido que nos pide.

Para terminar, nos encontramos en la sala común, con los trozos de estandarte y el hechizo que hemos encontrado para arreglarlo y restablecer el orden en Hogwarts. Cuando Dumbledore se dispone a realizar el conjuro aparece un mortífago y debe luchar contra él. No puede terminar el conjuro y pelear. Es entonces cuándo Lily, animada por su hermana Rosse, sale en su ayuda. Coge el conjuro y empieza a recitarlo. Cuando termina el mortífago ha desaparecido, Hogwarts vuelve a estar protegido y Lily ha encontrado su verdadera esencia siendo ella misma.










































Para terminar, Lily nos da las gracias por todo el apoyo y cariño que ha recibido. Nos cuenta que sin nosotros no habría sido posible superar este año en Hogwarts. Este es un curso que se acaba, puede que con la cantidad de contratiempos, clases, ataques de mortífagos y las mil cosas que hemos hecho, se nos pasara volando. Hemos aprendido a darnos a los demás, a enfrentarnos a nuestros miedos, a ser valientes en los momentos difíciles, a cuidar de lo que la naturaleza nos ofrece, en definitiva, a saber que la MAGIA estará allí dónde nos encontremos todos y cada uno de nosotros.


                ¡GRACIAS POR UN CAMPAMENTO MÁGICO!