miércoles, 24 de julio de 2019

Un principio que se convierte en final

¡Buenos días, Avengers!
El día amanece triste, lluvioso y tormentoso, pero ¿qué es eso para un avenger calasancio? Nada podrá quitarnos nuestra ilusión y alegría. 

En la oración de la mañana  pedimos a nuestro padre Dios que nos ayude a controlar nuestros impulsos, nuestros enfados. Que no nos dejemos llevar por nuestra ira. 




El Capitán América vuelve a acompañarnos en el día de hoy. Y trae a uno de nuestros superhéroes para que le conozcamos mejor. Se trata de Hulk; o mejor dicho, del doctor Bruce Banner. Durante un tiempo le costó, pero aprendió a controlar su ira y sus enfados. Él es un científico, un hombre estudioso, y su autocontrol le permite llevar una vida más feliz. Además, nos da un mensaje fundamental: no es tan importante conocer nuestros poderes como aprender a utilizarlos.

Con esta gran lección pasamos a elaborar nuestra pulsera personal, con colores identificativos que expresen qué necesitamos para crecer en el mismo autocontrol que vive Hulk.

















Tras una comida riquísima, pasamos a las finales de fútbol, baloncesto, voley y baile. Además, disfrutamos de las llamadas de teléfono a nuestras familias, nos bañamos en la piscina y realizamos un taller de pintura de camisetas. Como superhéroes, el tiempo nos da para todo y más. 













La ducha y la merienda nos preparan para el taller de la tarde. Pruebas de atención, escucha, reflejos y control. Las nubes vuelven a amenazarnos, aunque el arco iris nos hace un auténtico regalo de belleza en medio de la tormenta.






















Tras la cena, nos preparamos para el desenlace de nuestra historia. Estamos expectantes...

El Capitán América y la Capitana Marvel nos muestran una caja especial. Allí van introduciendo objetos que nos han ido acompañando estos días: la balanza de la justicia, los escudos de nuestros grupos, el árbol de la familia, el cómic de nuestro futuro, ... Y entonces...







¡Oh, no! ¡Thanos otra vez! Pero... ¿Y esas cinco personas? ¿No son...? ¡Los cinco desconocidos que murieron el primer día! ¡Hemos vuelto al pasado! ¿Será una artimaña de la Dra. Strange?

Y vuelve a contarnos lo mismo. Que su planeta fue destruido, que estas personas son malas, que viene a ayudarnos... Pero esta vez no, Thanos. No nos engañas. Llevamos días entrenándonos en la justicia, en distinguir el bien del mal, en el control de nuestros enfados. No vamos a caer en tus artimañas. Somos avengers calasancios.






En el momento de mayor peligro, el Capitán América llama a nuestros superhéroes y superheroínas, que consiguen detener a Thanos en el último instante. ¡Bravo, avengers!







 

Sin embargo, algo extraño ocurre. Thanos confiesa que se ha dado cuenta de su error, de su juicio sin sentido, y pide perdón por no haber sido capaz de distinguir el bien del mal. El capitán América, como hombre justo, decide que Thanos forme parte de la Liga del Bien y del grupo de los Avengers. Porque todo el mundo es capaz de convertirse y de transformar su corazón si se le da una oportunidad. Aún así, la decisión final es nuestra. El Capitán América nos pregunta: ¿qué hacemos, avengers?


Por un momento, dudamos. ¿Acaso no se merece Thanos un castigo por engañarnos y por asesinar a personas? Sin embargo, como avengers calasancios, sabemos que la respuesta es otra. Estamos dispuestos. Capitán América, Capitana Marvel, contad con nosotros. Thanos ha convertido su corazón, y hemos aprendido que la solución no es destruir, sino transformar y llevar hacia el bien.


El Capitán América y la Capitana Marvel, orgullosos de nosotros, nos entregan la insignia de avengers calasancios.

















Nuestros avengers de 3º de ESO se despiden en su último campamento, pasamos a la fiesta final para celebrar que nuestro entrenamiento ha llegado a su fin con éxito. Y tenemos el reconocimiento a aquellos avengers que han destacado en su grupo por su implicación, entusiasmo, alegría y solidaridad. ¡Felicidades, avengers!
































Queridos Avengers. Nuestra aventura llega a su fin. Pero, en realidad, no es cierto. Ahora comienza la verdadera aventura, la de la vida, la de ser héroes de la justicia y el bien con los amigos, en casa, en el colegio, con los compañeros, conocidos o desconocidos.

Que todo lo aprendido, arraigue en vuestro corazón, y no olvidéis nunca que estáis llenos de superpoderes que pueden transformar el mundo. Que viváis con la convicción de que todos debemos tener la oportunidad de cambiar y rectificar. Y que todos los superpoderes que tenemos debemos usarlos siempre para hacer el bien.

Hasta mañana, avengers.
O mejor, hasta la próxima aventura...