viernes, 20 de julio de 2018

Conociendo la naturaleza mágica!

Amanece un nuevo día en Hogwarts. Tras la noche de descanso iniciamos la mañana junto a la profesora Scamander en la clase de Cuidado de Criaturas Mágicas. Después de saludarla como corresponde, nos explica la importancia de cuidar y respetar la flora y la fauna, tanto mágica como muggle. Para ello nos pone un ejemplo práctico pidiendo la ayuda de Lily para presentarle a Buckbeak, el hipogrifo. Este majestuoso animal es una de las criaturas más cordiales del mundo mágico y no acepta faltas de respeto. Para poder acercarse a él y poder tocarlo, primero, y siempre, hay que hacer una reverencia sin mirarlo a los ojos. Si Buckbeak la acepta dará el primer paso para permitir que cualquier persona se acerque. Lily, que al principio estaba temerosa, realiza todos los pasos que le indica la profesora y consigue que el hipogrifo acepte su saludo.
Y así, tras el ejemplo, la profesora Scamander nos envía por los terrenos de Hogwarts con un mapa y una brújula para conocer toda la naturaleza que nos rodea y seguir creciendo como magos.








Lily nos enseña como es el saludo que debemos hacer antes de empezar la clase con la profesora Scamander.







Buckbeak, el hipogrifo se acerca a la clase.













 



La profesora Scamander enseña a Lily los pasos que debe seguir para poder realizar el saludo a Buckbeak.















Por los terrenos de Hogwarts aprovechando la sombra para refrescarnos y descansar antes de continuar en la búsqueda de criaturas mágicas.




















Después de conocer los terrenos que rodean la escuela y de haber descansado, Lily viene muy agobiada… Se le había olvidado una tarea más que nos había pedido la profesora Scamander y que sólo sabía ella. Debemos sembrar nuestra propia Mandragora, una planta con efectos beneficiosos tanto para personas como animales pues puede curarnos de un hechizo petrificador. 
Lily nos enseña que se deben plantar con mucho cuidado, ya que necesitan mucho mimo para que crezca correctamente. Y así, seguimos aprendiendo a cuidar la naturaleza desde sus inicios.








¡¡¡ Y aquí os presentamos a nuestras mandragoras !!!!

 










Los grupos posan felices después de plantar sus pequeñas Mandragoras.










Al terminar nuestra tarea, la profesora Scamander se reune con el grupo. Se siente muy orgullosa de todo el trabajo realizado y de lo bien que hemos aprendido su asignatura. Para terminar, y poder demostrar que hemos superado la asignatura, toda la clase posa reflejando el mundo que se nos da gracias a la naturaleza.








Después de cenar, cuándo nos encontrábamos muy tranquilos en la sala común entró corriendo Lily muy alterada… Se había encontrado las jaulas de los Escarbatos abiertas. Nos encomienda una nueva tarea para aumentar nuestras habilidades en el cuidado de las criaturas mágicas, encontrar estos bichitos. Es muy importante hacerlo, pues tienen la manía de coger y esconder todo objeto dorado que encuentran… como los ingredientes de las pociones que se elaboran en Hogwarts. Pero hay un punto en contra, el rastro de los Escarbatos se pierde en el bosque prohibido y allí moran los dementores. Si nos escuchan mientras llevamos a cabo la búsqueda corremos el peligro de no volver a la escuela…

 








Mientras los profesores organizaban los equipos de búsqueda aprovechamos el momento para estar con Lily Potter y conocerla un poco mejor.







 Los grupos buscando los Escarbatos por la zona prohibida.


 

 

Como cierre para este día le damos gracias al Señor por todos los nuevos conocimiento adquiridos y recordarnos la gran importancia que tiene la naturaleza que nos rodea. Para sellar nuestro compromiso de valorarla, cuidarla, tratarla bien, nos unimos en una danza como muestra de agradecimiento.