Campamento de Verano

GUADARRAMA (MADRID)

lunes, 24 de julio de 2017

El amor todo lo vence

¡Buenos días, aventureros de misterios misteriosos!

El misterio del museo está a punto de resolverse. El tiempo corre en nuestra contra y no podemos perder ni un segundo en nuestra investigación.

Para comenzar bien el día, ponemos nuestra aventura en manos del Señor con la oración de la mañana.









Tras la oración, esperamos con paciencia de auténtico aventurero a nuestra querida Rigoberta, la vigilante más perfecta.















¡Ahí llega! ¡Ahí se acerca! Rigoberta, la vigilante más experta, motorizada, moderna, rápida y veloz... y muy limpia... siempre cuidando el medio ambiente. ¡Olé!

Ayer conseguimos las fórmulas del Padre Faustino pero nos falta realizar los experimentos para comprobar si son auténticas o no. Y con la diligencia y alegría que caracteriza a los aventureros calasancios, nos ponemos manos a la obra.






















Todas las fórmulas eran las correctas. Rigoberta nos muestra los distintos libros de fórmulas que ha preparado el ladrón para despistarnos y... ¿ese? ¿quizás el otro? ¿a lo mejor el tercero? ¡Qué difícil! Pero nada detiene a un aventurero de misterios misteriosos. Todas las pistas nos ayudan: el escudo, la firma del Padre Faustino, fórmulas escritas a mano... ¡Este! ¡Hemos encontrado el auténtico libro de fórmulas magistrales! ¡Hemos encontrado otro objeto robado!

Ya solo nos queda el cáliz. Sin duda el objeto más valioso. Y el que mejor ha escondido el ladrón. Nuestros interrogatorios por el pueblo han sacado a la luz una nueva pista. Alguien ha visto a una persona con pasamontañas por la calle. Con este calor es sospechoso...

Nos disponemos a buscar pistas por el pueblo de Guadarrama.






















Los vecinos son encantadores con nosotros y nos ayudan en todo para proseguir nuestra investigación. Aunque lo que descubrimos nos deja la piel de gallina: en clave, el ladrón nos deja un mensaje. "No confíes en nadie. El ladrón está más cerca de lo que crees".

Volvemos con todo lo descubierto para disfrutar de la comida, el descanso y la piscina.


























Tras la ducha toca ir recogiendo (ohhhhhh) para que mañana sea más fácil.

De nuevo, Rigoberta la vigilante siempre alerta, nos reúne para hacer reunión urgente y poner en común lo descubierto durante la mañana. Ella tiene claro que los monitores saben más de lo que nos dicen. Por eso, en una última búsqueda de pistas vamos superando pruebas para descubrir el lugar donde el ladrón ha escondido el cáliz. ¡Aventureros, ya estamos muy cerca!





















Todas las pistas descubiertas nos llevan a un mismo punto: a las 8 nos encontraremos con él. ¿Dónde es? Rigoberta recopila las pistas y nos dirige hacia el punto de encuentro. Precavidos, sigilosos, discretos, atentos, ...






¡Ahí está! ¡Ahí está! ¡El cáliz! ¡LO HEMOS ENCONTRADO! ¡Qué maravilla! ¡Qué alegría! Todos los objetos encontrados. Pero... ¡cuidado! ¡se acerca el ladrón!
El forcejeo es duro, pero Rigoberta, la vigilante karateka, está entrenada y lo reduce sin problema. Y... ¡oh no! ¡es una monitora!
La ladrona es una monitora... tanto tiempo con nosotros y nos ha traicionado... ¡qué frustracion! ¡qué desilusión! Y sin el más mínimo gesto de arrepentimiento...

Los monitores la rodean para llevarla presa. No merece llevar la pañoleta calasancia.












Hoy tenemos el último encuentro con el Padre Faustino. Está muy contento por todo lo que hemos conseguido y agradece a Rigoberta todo su esfuerzo en estos días, acompañándonos en tantas aventuras. Hace un resumen de todas nuestras aventuras, de todos los lugares que hemos conocido, de todo lo aprendido y compartido. Sin duda, el cáliz es el objeto más valioso, porque es Jesús mismo el que se entrega en cada Eucaristía.

También entrega las últimas Lupas Calasancias de Honor. Igualmente, los monitores reciben su Lupa, porque han sido los primeros en la entrega, el amor, la paciencia y  la generosidad. Sin ellos, este campamento no sería posible. ¡Gracias!





Aventureros que reciben hoy las Lupas Calasancias de Honor



Pero, ¿quién aparece ahora? Es la monitora ladrona, ahí está, traidora... ya verás cuando te vea el Padre Faustino lo que te va a decir... ¿Eh? ¿¡LA ABRAZA?! El Padre Faustino acoge a la ladrona, como hizo Jesús la abraza, le devuelve su dignidad colocándole de nuevo la pañoleta y todos los monitores también la abrazan. Ella pide perdón tras reconocer su error. Y para todos nosotros es la gran lección de la MISERICORDIA. Amar, perdonar, crecer, acompañar, madurar. ¡Esta sí que es nuestra gran aventura!













Como no podía ser de otra manera, continúa la ¡FIESTA! Y nos visita, un año más, Rita la cantautora para entregar los diplomas de los ganadores de nuestro maratón deportivo y de baile.
















Y amigos. He aquí la solución de nuestro gran misterio misterioso. Todos somos amados por Dios con un amor tan grande que todo se puede vencer. Poner a Jesús en el centro del corazón, como lo más valioso, es el verdadero regalo.

¿Estáis dispuesto a vivir esta gran aventura con nosotros? Solo así seréis unos aventureros calasancios y unos seguidores de Jesús al estilo del Padre Faustino.

El Museo del Padre Faustino os espera en Getafe. Y es precioso, por cierto. Os recomendamos visitarlo, especialmente este año de la canonización del Padre Faustino. No le falta nada porque hemos conseguido recuperarlo todo. Pero no olvidéis que el único Misterio del Museo es vivir a tope para ser santos, que no es otra cosa que amar a Dios y amar a los demás.

¡FELIZ VERANO!
¡FELIZ DESCANSO!
¡FELIZ AVENTURA!

¡HASTA EL PRÓXIMO CAMPAMENTO!

¡Buenas noches, aventureros de misterios misteriosos resueltos!



PD: en este blog se ha subido solo una parte de todas las fotografías realizadas. En septiembre, ponte en contacto con la religiosa responsable de pastoral de tu cole para conseguir el "reportaje" completo.